El regalo + Agua de Benasal

Hoy voy a hablaros de un regalo, uno que me hicieron tras una dura etapa quemada y superada, un libro que hace honor a su título: El regalo, la última novela de Eloy Moreno.

Para acompañar este relato difícil de clasificar, que supone una fuente revitalizante para la mente  del lector, el cuerpo me ha pedido hacerlo con una famosa y reconocida agua mineral medicinal de Castellón, de donde es oriundo el autor: El agua Benasal.

Este es un maridaje especial, un regalo para todos los sentidos que enriquece tu mente, tu cuerpo y tu espíritu. 

EL LIBRO

Como ya he adelantado, tratar de integrar las historias de Eloy Moreno dentro de un género concreto es una tarea imposible, así no voy a tratar de hacerlo. El regalo, es una historia de viajes, externos e interiores, en la que l el protagonista recorre experiencias, lugares y personas, que le van enseñando lecciones importantes y que le ayudan a conocer y conocerse.

Sinopsis:

La editorial no ha ofrecido una sinopsis, se han limitado a poner un fragmento bastante sugerente para atraer al lector. Lo cierto es que el argumento en sí no es lo importante de este libro, sino lo que trasmite.

«Y llegamos a un lugar que, aún a día de hoy, no sabría muy bien cómo definir. Quizá es ese sitio al que te trasladas cuando suena el timbre del recreo, o allí donde vamos al cerrar los ojos justo antes de soplar las velas, o el viento en el que flotamos al recibir uno de esos abrazos que nos sostienen el cuerpo, las dudas y los miedos…

¿Quién sabe? O quizá no era más que la parte trasera del armario en el que se había convertido mi vida: ahí donde se almacenan prendas que jamás volverás a ponerte pero que te da pena tirar.«

En verdad, este libro es un auténtico regalo para la mente. De lectura y frases sencillas, el lector disfruta conociendo a unos personajes que representan a gente que todos podemos encontrarnos, pero que rara vez escuchamos.

Es evidente que uno de los objetivos del autor es hacer pensar al lector, lograr que entienda que es mejor perseguir los sueños que adaptarse al corsé que la sociedad nos ha obligado a colocarnos y que, aunque no nos deje respirar, ya nos hemos acostumbrado a llevar. 

El regalo se sale del estilo de los libros que suelen atraerme. Siendo sincera, si no me lo hubieran obsequiado es bastante probable que nunca lo hubiera leído. Me alegro de que mi amiga lo hiciera. 

Gracias Montse. 

MARIDAJE

Ahora que ya sabes que esta novela puede sanar en muchos sentidos, entenderás por qué he escogido este agua medicinal de Castellón, tierra del autor. 

El agua Benasal  es oligometálica y de mineralización débil. Es muy buena para conseguir una hidratación saludable gracias a su composición, que ayuda a proteger frente a problemas renales al ser de óptima composición para minimizar la formación de los cálculos renales más frecuentes.
Agua muy brillante, cristalina y poco densa.
Olor a mineral muy suave y otros aromas casi inapreciables. En boca posee una entrada equilibrada, amable, con notas dulces casi inapreciables, nivel muy bajo de salinidad, practicamente inexistente, acidez suave y una ligera nota amable y elegante, aunque de corta duración.

Dado que el conjunto se plantea como un regalo, he escogido la botella de la Colección Premium 1928, otro gusto también para la vista.

 
 
COMPARTE
Scroll hacia arriba