niños salvajes

Puerta Nº12 Ni Rastro de Humanidad

Puerta Nº 12 Ni rastro de Humanidad Tenía la respiración demasiado acelerada. Si no lograba calmarse la oirían. Se miró las manos en la penumbra del interior del armario ropero, le temblaban con violencia. La sangre de su marido teñía casi por completo la piel de sus palmas. Aún podía verle tendido en el suelo […]

Scroll hacia arriba